Cerámica de Vietri

Ver Vietri, ciudad de la cerámica, el hogar de los verdaderos cerámica italiana
Ver Vietri, ciudad de la cerámica, el hogar de los verdaderos cerámica italiana
Ollas para Paraguas en cerámica Vietri (cerámica, hogar de la verdadera cerámica italiana)
Ollas para Paraguas en cerámica Vietri (cerámica, hogar de la verdadera cerámica italiana)
Ver Vietri, ciudad de la cerámica, el hogar de los verdaderos cerámica italiana
Ver Vietri, ciudad de la cerámica, el hogar de los verdaderos cerámica italiana
Ver Vietri, ciudad de la cerámica, el hogar de los verdaderos cerámica italiana
Ver Vietri, ciudad de la cerámica, el hogar de los verdaderos cerámica italiana
Fuente de la pared en la cerámica de Vietri (ciudad de la cerámica, hogar de la cerámica italiana verdadera)
Fuente de la pared en la cerámica de Vietri (ciudad de la cerámica, hogar de la cerámica italiana verdadera)

Tierra de talentos, arte, creatividad y colores.


Vietri sul Mare, "la primera perla" de la Costa de Amalfi, es uno de los más importantes municipios de la provincia de Salerno, situado en el rincón más protegido del homónimo golfo. Fundado presumiblemente por los Tirrenos con el nombre Marcina, el pueblo, que tiene un mar resplandeciente, está rodeado por una magnífica vegetación mediterránea.
Como todos los municipios de la Costa Amalfitana, uno de los paraísos más bellos en el mundo declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, Vietri sul Mare tiene gran interés turístico y es famoso por la manufactura de cerámica.
Llegando vía mar, el espectáculo de las mayólicas de la cúpula de la iglesia de S.Giovanni Battista del XVII siglo, monumento principal del pueblo, es el primer impacto con esa arte antigua que se apodera de la vida, del comercio y de la actividad artesanal de Vietri.
La historia de la industria de cerámica, de tradición milenaria, se puede volver a recorrer con una visita al Museo Artistico Industriale di Ceramica Manuel Cargaleiro y al Museo Provinciales della Ceramica ubicado en Villa Guariglia.
Todos los colores de la Costa de Amalfi parecen encontrarse en Vietri, en los esmaltes y en las decoraciones de las cerámicas producidas desde el 1600. Síntesis creativa, inmediatez de imagen, colores que se arriman por contraste y no por superposición, estos carácteres han determinado, antes como hoy, una encrucijada importantísima en el comercio en el Mar Mediterráneo.
Noticias de una producción de cerámica de remite al XIV siglo, como resulta de las grandes demandas de tejas y baldosas producidas en el cercano caserío de Vietri sul Mare por parte de los maestros artesanos de aquel periodo.
Pero hay una verdadera documentación del XVI siglo que es testigo de la industria de cerámica en Vietri, con una producción de utensilios de cocina y de uso doméstico, como platos, contenedores para conservar el agua, escudillas y pequeños recipientes para conservar especias y productos alimentares.
En el siglo XVII hubo el salto de calidad, cuando la cerámica vietrese se enriqueció de otras formas y decoraciones artísticas, que llevaron a la creación de objetos religiosos como las pilas de agua bendida, las baldosas de losa con sujeto religioso, los paneles y las capillas votivas que todavía se encuentran por los callejones de la zona.
Los crecientes vínculos comerciales junto a las características únicas del territorio y a la originalidad de los artesanos de Vietri llamaron a la atención, a partir de los años 20 del XX siglo, artistas y artesanos de fama mundial ( Irene Kowaliska, Riccardo Dolker, Giacomino Cerrano), que convirtieron Vietri en una de las capitales de la producción de la ce la cerámica.
Los talleres de la cerámica de Vietri son un espectáculo dentro del espectáculo.
La estrechas calles, situadas en la grande terraza donde surge el pueblo, están llenas de pequeñas tiendas y talleres artesanales donde el arte de la cerámica alcanza niveles únicos, tanto en las formas como en los colores.
Cada objeto de propone en cerámica: baldosas, platos, portaobjetos, ceniceros, ánforas y bibelotes de cada tipo, floreras, pequeñas estatuas, juegos de té y de café, objetos sacros y los famosísimos burros.
Los burros, que han llegado a ser el símbolo de la cerámica vietrese, son una "invención" de los ceramistas alemanes que entre los años '20 y '40 del pasado siglo, atraídos por el sol y el mar, se trasladaron al pueblo de la costa
Hábiles químicos, los alemanes inventaron fórmulas con las que se podían crear particulares coloraciones de la cerámica, consideradas "únicas", entre las cuales el famoso "amarillo de Vietri". Estilos y contaminaciones se proponen todavía.
Pero, a la misma manera, se ambiciona a nuevas experiencias: desde los clásicos tonos cálidos de esos lugares, a escenas de vida cotidiana y a figuras imaginarias y contemporáneas. Son estos detalles que determinan la fuerte personalidad de la inimitable Cerámica Artística Vietrese.